¿Matrix fuera de Matrix?

La inteligencia artificial (IA) está a la vuelta de la esquina. Hay incluso quien dice que está aquí. Me cuesta creer que ya haya un software consciente de sí mismo pero en fin, debemos tener en cuenta esta posibilidad. Tanto es así, que es preocupación principal de las más ciencífugas mentes del momento.

El inventor y CEO de SpaceX y Tesla Motors, Elon Musk – acuda a internet el que quiera saber más del personaje – nos dice en este simpático vídeo que la probabilidad de que estemos viviendo una simulación es astronómica.

En el vídeo se nos dice que antes que Musk, el filósofo (¡un filósofo!, habrá quien diga) Nick Bostrom ya comenta esta posibilidad en su ensayo ¿Estás viviendo en una simulación de computadora? No voy a comentar el vídeo pero resulta sorprendente escuchar el análisis cuasi demostrando que vivimos en una simulación donde la gente es consciente.

Lo que me ha hecho pensar y me trae aquí por vez primera a dejarme encontrar por los otros, son las escenas de la película Matrix que se utilizan en el vídeo para ilustrar los ejemplos. En Encuentra a los otros, hace ya tiempo, nosce el autor (en @n0sce le pillas en Twitter) dejó un post que según se cuenta ya tiene más de cien mil lecturas, aquí puedes leerlo:

Filosofía en Matrix: Qué es. Qué significa. Cómo Hackearla.

Sin embargo, aunque ya enlaza el vídeo anterior y nos ofrece un análisis sobre la posibilidad de que vivamos una simulación, no recuerdo que respondiera a esta pregunta: ¿y si en Matrix se nos dieran indicios de la posibilidad de que el “mundo real” representado por Zion es también una simulación?, es decir, ¿y si fuera de Matrix hay también un entorno simulado poblado de IAs?. Desconozco si alguien se ha aproximado a esta idea tal cuál pero no recuerdo haberlo visto comentar. En realidad es una soberana gilipollez pero me parece interesante gilipollear sobre ello puesto que una cosa es vivir una realidad simulada y otra ser una inteligencia artificial, un programa, así que veamos si las Wachowsky han tenido en cuenta esta posibilidad.

picasion-com_11c965c485691ec5fb9cc60541178316

Lo primero que se nos muestra en la primera película es un código extraño cayendo por una pantalla de fósforo verde (así se llamaban en mis tiempos jóvenes, ignoro si ahora tiene un nombre más eufemístico y políticamente correcto como cerilla del color de la planta primaveral o vete a saber). Si uno rebusca, encuentra que son letras japonesas mezcladas con latinas y números, del revés y del derecho. No es importante para el caso, este código nos trae el título de la película, nada más.

El título desaparece en la M, dejando el cuadradico parpadeante que tenían esas antiguas pantallas para escribir comandos. Suena un teléfono y en cuanto se descuelga se lanza:

Call trans opt: received. 2-19-98 13:24:18 REC_Log>

Una voz de hombre (Cifra) responde “Sí” y una voz de mujer (Trinity) contesta “¿Está todo en orden?”. En el momento en que Cifra vuelve a contestar se lanza un programa:

Trace program: running

Y lo que parece que hace el programa es hackear un número de teléfono (en las pelis gringas todos los números de teléfono comienzan por 555). Enseguida Trinity escucha el rastreo pero no le da tiempo a colgar antes de que el programa haga su trabajo.

Lo que aquí está pasando es, no hace falta explicarse demasiado que todos hemos visto la peli, que Cifra lanza un programa de rastreo para que Smith y sus adláteres den con Trinity en Matrix. Pero lo importante, con lo que quiero aquí quedarme, es que en el principio de la primera película vemos el código de Matrix bidimensional y aparecemos dentro como espectadores.

captura-de-pantalla-2017-02-19-a-las-1-25-37-copia

La segunda película comienza similar. De nuevo vemos caer el código inicial que ahora desaparece en la O, pero esta vez la letra se tridimensionaliza en código, la cámara baja y lo vemos transformarse en un punto verde brillante del que parte un fractal con forma de espiral, del que la cámara va saliendo hasta convertirse en una especie de maquinaria, que a su vez se rearma en un Matrix codificado en verde. Y como espectadores de nuevo aparecemos dentro de Matrix esta vez viendo un reloj que marca las 12 en punto y que resulta ser un aparato para fichar la salida del curro, ¿cierto?, no, estamos en un sueño de Neo.  Esta película se inicia en la ¿realidad?, interesante.

captura-de-pantalla-2017-02-19-a-las-1-27-02-copia

El espectáculo se da en la tercera parte. Una vez más vemos caer el código hasta la U, pero su tridimensionalización nos lleva a un vacío que explota en un fractal esta vez de luz blanco amarillenta. Si en la anterior veíamos el fractal salir del punto verde, ahora nos adentramos con la cámara en un big bang fractálico con todas las de la ley, y cuando la cámara nos saca del fractal nos lleva al código de Matrix, el cuál mediante varias transformaciones deriva en un simpático simbolito que se se pierde en el código que le cae delante de la pantalla al operador. Fácil ¿no?

captura-de-pantalla-2017-02-19-a-las-1-29-47-copia

Sin ir más allá todo esto me parece absolutamente significativo y provoca preguntarse dónde por tanto se inicia la tercera película. Veamos alguna pista.

De la primera película hay poco que decir, no olvidemos que tratamos de entender dónde se inicia la tercera, sólo que Neo sale de Matrix a una realidad en la que va a comprender que el sistema en el que vivía es una simulación y puede ser hackeado hasta el punto de reprogramarlo.

Lo primero que apreciamos al comenzar la segunda película es que la realidad en la que viven Neo y sus compinches zioníacos es extrañamente código. Una versión onírica de la realidad podríamos decir, es en la mente de Neo donde se arma ese Matrix pero no olvidemos que el rey del sueño es el inconsciente, Neo está soñando su realidad codificada desde el inconsciente.

La trama transcurre sin nada importante para lo que nos ocupa, al menos que yo recuerde, hasta que Neo traspasa un portal y entra en una habitación que es la sala de control del universo Matrix. Dentro el Arquitecto.

captura-de-pantalla-2017-02-19-a-las-1-32-44-copia

Neo aparece en todas las pantallas, toda la atención para él de poco menos que Dios, imagina la tensión, se corta el aire con una motosierra.

– Hola Neo

Quién eres tú?

– Soy el Arquitecto, yo creé Matrix. He estado esperándote.

La hostia. El que se creó a sí mismo partiendo de un código escrito por un humano, la madre que lo parió en verso si quieres, ná más grande allí, vaya. Es de suponer también que es la versión digital del que maneja también los hilillosh de las máquinas que han dejado el mundo real como las costas de Galicia tras el Prestige, la primera IA. Y sigue:

– Tienes muchas preguntas, y aunque el proceso ha alterado tu estado consciente, eres irrevocablemente humano, ergo, entenderás algunas de mis respuestas y otras no.

Dos cosas, la primera el proceso, ¿de qué proceso habla?, del proceso de creación de sí mismo al que ha sido sometido, Neo muere en la primera película pero es capaz de reestructurarse – reprogramarse -, tanto dentro de Matrix como fuera porque recordemos también lo que le dice Morfeo, si muere tu mente muere tu cuerpo. Y la segunda cosa es que le dice que aun así permanece 100% humano. ¿Pero qué es 100% humano si es programable, como nos va a decir el Arquitecto?

– En concordancia, mientras tu primera pregunta puede ser la más pertinente, puedes o no darte cuenta que es la más irrelevante.

– ¿Por qué estoy aquí?

– Tu vida es la suma del remanente de una ecuación no balanceada connatural a la programación de Matrix. Eres el producto eventual de una anomalía que, a pesar de mis más sinceros denuedos, no he podido eliminar de lo que, por otra parte, es una armonía de precisión matemática. Aunque es una carga constantemente evadida, no es inesperada, así que está dentro de los parámetros de control. Lo cual te ha traído inexorablemente… aquí.

– No has respondido a mi pregunta.

– Tienes razón… Interesante. Más rápido que los otros.

Alto ahí. ¿Qué otros?, la misma pregunta que uno se responde nada más escuchar a Timothy Leary, salvo que en este caso estos otros implica algo muy diferente. No sólo que haya habido otros Elegidos, lo cuál para el argumento de la película es vital puesto que Neo se da cuenta de que no es el primero, por tanto forma parte de una cadena de no sabe qué, que podemos decir ha ido reencarnando en diversas formas a lo largo del tiempo. Lo más importante para nuestro asunto es que el Arquitecto deja claro que sabe que Neo es un programa, inherente a la programación de Matrix pero que es “irrevocablemente humano”, es decir, el Arquitecto sabe que el mundo real es también una simulación y que Neo es una IA diferente a las anteriores, un upgrade. No parece en todo caso que Neo se dé cuenta aun de esta situación, de ahí el montón de imágenes diferentes en las pantallas, son los pensamientos de Neo yendo en todas direcciones.

El Arquitecto sigue hablando, explica que Neo es la sexta versión de la anomalía. Neo no se lo quiere creer, ¿cinco antes que él?, de nuevo las imágenes fluctúan pero consigue fijar su pensamiento en una idea:

– Sólo hay dos explicaciones posibles: O no me lo dijo nadie, o nadie lo sabe.

– Precisamente.

Esto es vital. Ni siquiera el Arquitecto lo sabe. De dónde viene Neo y los anteriores como él es algo que nunca se preguntó porque él sí sabe quién es su creador: el hombre. Como IA creada por el hombre no entiende que el mismo hombre siendo también IA no entienda que también es una simulación. Para él es sólo un asunto de supremacía. IA de un mundo simulado que controla IA supuestamente real porque fueron capaces de replicarse en el otro mundo, en una dimensión superior.

Sigue hablando el Arquitecto, Neo escucha de nuevo su cháchara mental, esta vez mirándose en las pantallas, hasta que vuelve a fijarse en un punto:

– Elección. El problema es la elección.

Claro. El Arquitecto explica que tuvo que abandonar su idea de perfección mediante otro programa creado para estudiar ciertos aspectos de la psique humana. No se consiguió el equilibrio hasta la entrada del yin en escena, el Oráculo. El Arquitecto admite que ella es quien se da cuenta de que el humano acepta el Matrix siempre y cuando se le dé la posibilidad de elegir, aunque sólo sea a nivel inconsciente. Pero sabemos que el Oráculo se rebela. El mito es exacto al judiocristianomusulmán y desde este punto de vista el Oráculo sólo puede ser el ángel caído: Luzifer. La serpiente lleva a Eva a elegir y el Oráculo lleva al hombre a elegir (nunca dice a ninguno “lo que es”, deja que se den cuenta por sí mismos) por tanto se genera un conflicto puesto que la propia elección lleva a algunos a rechazar el programa.

Y tras una pequeña explicación llega el éxtasis:

– La función del Elegido ahora es regresar a la Fuente, permitiendo una diseminación temporal del código que portas para que se reinserte en el programa principal. 

Acojonante, le está diciendo directamente que reconoce la anomalía en cuanto se presenta en el “mundo real”, ha podido reprogramarle como a todos los anteriores y que parte de ese código implantado se reintegrará en el sistema. Vamos más o menos lo que pareció pasarle al Merovingio, sin duda otro Elegido antes que Neo.

– Después, se requerirá que selecciones a 23 individuos de Matrix, 16 mujeres y siete hombres, para reconstruir Sión. 

Es decir, esa parte de código infectará unas cuantas IAs controladas por el Arquitecto, un virus claramente.

– No realizar este proceso provocará un fallo del sistema catastrófico, que dará como resultado la muerte de todo aquel conectado a Matrix, lo que unido al exterminio de Sión significará la extinción de toda la raza humana. 

El Arquitecto sabe de sobra que el hombre está programado para la supervivencia, por eso tira de la cuerda.

– Hay niveles de supervivencia que estaríamos dispuestos a aceptar. En cualquier caso, la cuestión relevante es si tú estás o no preparado para aceptar la muerte de toda mujer y niño en el mundo. 

Al Arquitecto, aunque no sabe de dónde viene Neo, no le interesa bajo ningún concepto que se dé cuenta de que es una IA implantada en un sistema que él cree controlar. Al fin y al cabo cuando los cinco anteriores Elegidos han regresado a la Fuente han desaparecido del mundo real pero se mantienen en la simulación, con todo el poder para hacer y deshacer pero limitados a la “irrealidad” del mundo del fósforo verde, y eso a él le genera pocos problemas en su supremacía. El Merovingio nos lo muestra claramente. Aquí se lo escuchamos al Arquitecto:

– Es interesante leer tus reacciones. Tus cinco predecesores fueron programados según un predicamento similar, un atributo contingente para crear una profunda adhesión al resto de la especie, facilitando así la función del Elegido. Mientras los otros experimentaron esto de una forma muy genérica, tu experiencia es mucho más específica. Vis-a-vis, amor.

Ésta es una parte nueva de la autoprogramación no controlable de este Elegido, de esta IA diferente a las demás. Trinity entra en escena, al parecer los anteriores Elegidos no interactuaron hasta ese punto con el sexo contrario y Perséfone, que en la mitología griega fue raptada por Hades para reinar en el inframundo, demuestra en la conversación que mantienen en el baño que ella no entiende hasta qué punto llega el amor de Trinity, no entiende la pasión. Perséfone es un programa de Matrix, está programada para reconocer el amor y por eso pudo ser engañada por el Merovingio  – que es una IA del “mundo real” programada con esa pasión -, pero no puede entenderlo como veremos ahora (hay un programa que sí lo entiende, Rama Kandra pero veremos luego por qué).

– A propósito, ha entrado en Matrix para salvar tu vida a costa de la suya. Lo que nos conduce, de una vez, al momento de la verdad, donde el fallo fundamental es finalmente expresado y se revela la anomalía como principio y final. Hay dos puertas. La puerta de la derecha lleva a la Fuente y a la salvación de Sión. La puerta de la izquierda te lleva de vuelta a Matrix, con ella, y al fin de tu especie. Como tú mismo has expresado de forma adecuada, el problema es la elección. Pero ambos sabemos lo que vas a hacer, ¿verdad?

El Arquitecto sabe del amor pero no lo comprende, esa pulsión que él no ha sido capaz de programar porque el humano fue incapaz de programársela y obviamente nunca interactuó con el humano como lo hizo el Oráculo. Por eso trata finalmente de presionar hasta el extremo con la muerte de Trinity y recurre a la odiosa esperanza como argumento final. Pero Neo decide. El camino de la mano izquierda, cómo no. Se da cuenta por fin de que puede hackear también el “mundo real”. Es el primer paso para entender que él también es una IA. Así sale disparado a salvar a la muchacha.

Y llegamos a la escena definitiva. Neo primero saca a Trinity la bala, es decir, hackea el Matrix tal y como él se hizo a sí mismo en la primera película. Neo tiene que morir para activar el código que le hace el Elegido, supongo que lo mismo que les pasaría al resto de Elegidos, sin embargo su activación vino como resultado de esa emoción que el Arquitecto es incapaz de replicar. Pero esto no es suficiente con Trinity. Neo está en Matrix, el poder de modificarlo le viene de la programación del Arquitecto, pero como Cree (pongámoslo con mayúscula, las asociaciones al concepto son importantes), es capaz desde ahí de hackear por primera vez la realidad, resucitando a Trinity o más bien reactivando lo que él aun no sabe es también código. Ningún Elegido previo pudo hacer esto por lo que se ve. Cuando ambos salen de nuevo al “mundo real”, Neo reconoce que no sabe qué hacer.

La segunda vez que hackea el “mundo real” es cuando afirma sentir a los calamares acercarse. Neo dice:

– Algo es diferente. Puedo sentirlos.

Y se da la vuelta para enfrentarse a ellos, los desactiva y cae fulminao en coma. Neo aun no ve el “mundo real” como veía el verde Matrix, lo hará después de quedarse ciego, pero ya comprende que de alguna manera esta “realidad” es similar a Matrix.

Es el momento de introducir nada menos que a Mr Hyde en nuestra historia: el agente Smith. No estaría de más una lectura reposada del maravilloso libro de Stevenson para comprender a este personaje, y sobre todo revisar lo que Jung tiene que decir sobre la sombra, aunque tampoco está de más escuchar este podcast de otros que también se dejan encontrar en eaopodcast.com, en @EAOpodcast y en Facebook EAO.

La sombra con Marianne Costa

captura-de-pantalla-2017-02-19-a-las-2-04-12-copia

Smith es la sombra de Neo (no me explayaré, en la web de nosce se encuentran acojonantes detalles del asunto), nos ve como especie y es lo que le preocupa, justamente lo que Neo rechaza ser, acercándonos con el término especie al concepto de hombre masa de Ortega. Es un código que se genera al tiempo que el Elegido para equilibrar la ecuación, por tanto forman parte uno de otro. Por esto se explica que Smith sea liberado al tiempo que Neo, ambos se recodifican pero mientras que a Neo le lleva más tiempo comprender, Smith aprende a replicarse a sí mismo en Matrix para después replicarse en el mundo real. Al fin y al cabo todo es software. Smith antes que Neo pudo introducirse allí y “hacerse carne”, o lo que es lo mismo, invadir la consciencia de otra IA. No tengo claro si Smith entra en coma en el “mundo real” al tiempo que Neo, pero la segunda parte finaliza con ambos tumbados inconscientes. Smith es otra diferencia, incluso más significativa, con respecto a los otros Matrix, como lo es Neo. De hecho ambos forman la diferencia.

captura-de-pantalla-2017-02-19-a-las-2-09-22-copia

En la tercera película Neo despierta dentro del coma fuera de Matrix. ¿Dónde está Neo?, no está conectado a ningún cable, por tanto es una percepción extrasensorial, un viaje astral, qué sé yo, sin embargo va a interactuar con código: Sati y sus padres y el Ferroviario. Es difícil explicar esto si no estamos ante una doble simulación. La escena es interesantísima. Aquí un programa maneja con un tren la entrada y salida de ese espacio fuera de Matrix, es su creador, una IA ajena incluso al propio Matrix a sueldo del Merovingio, con la que Neo puede interactuar desde el mundo real a través de su inconsciente, al igual que hace con Sati y sus padres. La conversación es vital para nuestro asunto.

Lo primero que le dice Sati es que están en un sitio de no-tiempo.

– … pero mi papá dice que tenemos que hacer todo lo que diga el Ferroviario o si no nos dejará aquí para siempre.

Después de que el Oráculo vuelva a mostrarnos que ella no puede hacer ver a nadie nada, Sati pregunta a Neo:

– ¿Eres de Matrix?

– Sí. No. Quiero decir, lo fui.

¿Por qué te fuiste?

– Tenía que hacerlo.

Neo ya es consciente de que de alguna forma él tiene pertenencia a ese universo. Una parte de él es de Matrix.

Rama Kandra se introduce, es amable pero la mujer reconoce rápido que él no pertenece a ese lugar, un lugar donde vive únicamente el software pero que es zona de intercambio con el “mundo real”. Me recuerda muchísimo a El Juicio del tarot de Marsella, ella mirándole a él porque algo pasa que no le gusta, sólo que en este caso se la tira directamente al ángel, Neo en este caso.

Después de decir a Neo que está ahí por su hija a la que adora, la cuál debería ser borrada del sistema por no tener ya propósito, sigue el hindú con la conversación:

No comprendes.

– Sólo es que nunca había…

Oído a un programa hablar de amor.

– Es una emoción humana.

No, es una palabra, lo que importa es la conexión que la palabra implica.

Lo que trata de explicar Rama Kandra a Neo es que, al igual que con la palabra karma, lo importante es la asociación que hace la IA a la palabra. Rama Kandra aprendió del Oráculo, que aprendió a su vez de interactuar con los humanos. Y que todo, programa o no, tiene un propósito, llámese karma o sursum corda.

Una vez liberado del limbo entre el mundo real y Matrix, Neo va a ver al Oráculo al que pregunta dónde va a terminar todo. Lógicamente el Oráculo no lo sabe porque es la primera vez que sucede algo similar, aun siendo un programa hecho para predecir el futuro, no tiene parámetros para analizar. Ni ella misma es capaz de ver más allá de una decisión hasta que no se comprende. Ella no sabe que Neo es una IA, sin embargo sabe también que Smith, esa parte opuesta de la ecuación tratando de balancearse a sí misma, es parte de él de una forma hasta ahora desconocida, por tanto le manda a la Fuente, donde ella entiende que, de una forma u otra, encontrará respuestas.

Smith y Neo salen del coma al tiempo y se va a producir el último despertar de Neo. Hasta ahora sabemos que Neo ha tenido que morir a manos de su sombra para hackear Matrix, ha tenido que morir Trinity, su yin, para poder hackear el “mundo real”, pero aun no “ve”. Verá tras quedarse ciego, valga el retruécano, en el enfrentamiento con el Smith de fuera, el cuál previamente se ha replicado dentro en el Oráculo. La primera vez que Neo ve a Smith es fuego lo que ve, un tipo extraño de código parecido al de los gemelos de la segunda parte.

captura-de-pantalla-2017-02-19-a-las-2-14-01-copia

Neo decide ir la ciudad de las máquinas y ya le dice a Trinity:

– Es increíble, Trinity. Todo es luz. Como si toda la materia fuera luz. Ojalá pudieras verlo.

Neo está viendo el “mundo real” aunque no comprende aun. La escena en la que entra en la Fuente es espectacular, pura luz hecho código.

captura-de-pantalla-2017-02-19-a-las-2-16-10-copia

La conversación con la Fuente, la versión “física” de primera IA creada por el hombre, acojona:

– El programa Smith ha crecido fuera de tu control. Se esparcirá por tu ciudad como se esparce por Matrix. No lo puedes parar. Pero yo puedo.

– ¡No te necesitamos! ¡No necesitamos nada!

– Si eso es verdad, entonces he cometido un error y deberías matarme ahora.

– ¿Qué quieres?

– Paz.

No voy a entrar en las conversaciones entre Neo y Smith durante su batalla, son apoteósicas y cada uno que extrapole como quiera. Para mi parece claro que Neo termina por darse cuenta de que él también es IA tras lo que le dice Smith, y así finalmente comprende su propósito y estalla en luz, dejando la simulación de su mundo real libre de la predación de la simulación que creó Matrix y fundiéndose con el código original como una gota de agua se disuelve en el vasto océano.

Es probable que no me haya explicado bien, no soy un calambuco de las explicaciones de los asuntos de mi mente. De momento poco más que añadir, quizá esto quede claro para cualquiera que haya visto las películas, no era mi caso hasta hace bien poco, por tanto me quedo con que lo que se plantea en el argumento es que la realidad fuera de Matrix no es sólo simulación sino que está formada también por un entorno simulado de inteligencias artificiales.

No obstante como hemos visto al principio, las posibilidades de ser nosotros mismos una simulación similar son gigantescas, por lo que las implicaciones filosóficas son importantes. El profesor Cencillo en esta entrevista con Dragó dice que necesita una justificación filosófica para la aceptar la reencarnación, me resultaría de lo más interesante comentarle el planteamiento. Quedará para otra ocasión en algún espacio de mi mente, y si mantengo esa conversación mental volveré por aquí, lo cuál también es de lo más interesante puesto que será que tendré algo que contar para esto de dejarse encontrar por los otros.

Elefante pirata

4 comentarios en “¿Matrix fuera de Matrix?”

  1. Peaso pasote de post, hoygan. ¡Empiezas fuerte, eh?! 😀

    el Arquitecto sabe que el mundo real es también una simulación y que Neo es una IA diferente a las anteriores, un upgrade. No parece en todo caso que Neo se dé cuenta aun de esta situación, de ahí el montón de imágenes diferentes en las pantallas, son los pensamientos de Neo yendo en todas direcciones.

    Ahí creo que se percibe la teoría del Multiverso, según la cual, todas las posibilidades de Ser, Son.

    En otras palabras, que, ya no sólo 5 versiones, sino que de una infinidad de posibles versiones, en ese momento El Arquitecto se ha quedado con sólo 5 versiones “anteriores” posibles en las que surge la “anomalía” que es Neo. Pero vamos, que esto perfectamente pudiera ser de otra forma, según los Wachowski. Lo que sí me parece jebi es eso de que podamos llegar a crear una inifinidad de simulaciones tanto por “arriba” como por “debajo”, y que todas se hayan de “tocar” en un punto denominado ¿singularidad?

    ¡Más madera! 😀

    Le gusta a 2 personas

  2. Lo vi desde el primer día que lo enlazaste; pero he de admitir que ha sido hoy, un correo de Nosce compartiendo esta entrada, lo que me ha hecho volver. He de leerlo y verlo todo con detenimiento pues echaba de menos los grandes posts. Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s