Poesía sin fin, de Alejandro Jodorowsky (2)

Ayer comenté que la película de Jodorowsky, Poesía sin fin, me ha llenado el alma como ninguna hasta ahora. Un día después, tras interiorizar todo el espectáculo poético, creo que sé el porqué.

Es de todos sabido que el humano refleja en los demás sus propias carencias y Jodorowsky no iba a ser menos. Es por esto que sabemos que su obsesión es su árbol genealógico y en este momento de su vida necesitaba reconciliarlo. Es bajo este punto de vista que tanto ésta como La danza de la realidad están enfocadas.

912BvuqVgUL._SY679_ copia

Voy a destripar un poco la película por lo que si no la has visto y tienes intención de verla, igual es momento de parar de leer.

En un momento de Poesía sin fin, la familia Jodorowsky (no dice nada de su hermana en ninguna de las dos películas, directamente no existe, la ha borrado de su árbol) va a ver a la abuela de Jodorowsky, la madre de Sara Felicidad, que está en su casa con más gente de su familia.

Captura de pantalla 2017-03-17 a las 1.41.54 copia

El gordo de la barba es el tío Isidoro que no para de tocarle los cojones, y dentro de la casa están también su tía Fanny, un judío que tiene como caja de puros una Torat, un hombre con los dientes de metal llamado Naum  y un muchacho, hijo de Naum, que es el primero que le introduce por los caminos del arte. Jodorowsky muestra claramente la absorción de su abuela a su madre mientras sus tías pelan a su padre a las cartas.

Captura de pantalla 2017-03-17 a las 1.30.29 copia.jpg

Pero lo interesante de esta escena sucede cuando el adolescente Alejandro sale a cortar un árbol con un hacha, árbol que ha plantado su madre – la cuál pregunta: ¿Por qué mi árbol? –, y que claro, representa a su familia a la que se está enfrentando en ese momento. Por si no quedase claro, un poco más adelante el hijo de Naum nos lo dice literalmente.

Captura de pantalla 2017-03-17 a las 1.21.33 copia.jpg

No sé realmente hasta qué punto la secuencia es poética, quiero decir, ¿será verdad que cortó aquel árbol?, yo creo que no y mucho menos con la intención genealógica viva en la mente, aunque es lo de menos, simbólicamente él cortó con su familia aquel día y el hecho de filmar estas películas es el símbolo para volver a dar vida a su árbol genealógico.

Sin extenderme más – como podría por ejemplo entrando en por qué es la misma actriz la que interpreta a su madre y a Stella Díaz – quiero llegar al final de la película a la escena en la que el joven Alejandro marcha de Chile a París y se enfrenta a su padre.

Captura de pantalla 2017-03-17 a las 2.12.08 copia.jpg

De nuevo desconozco la literalidad de la escena pero puede ser bastante parecido, el asunto es cómo reconstruye el enfrentamiento final con su padre, que fue la última vez que le vio en la vida, y cómo lo transforma con un acto poético final en el que son sus propios hijos los que los reconcilian, injertándose en el árbol para darle nueva vida.

La escena es durísima, con una pelea entre los dos donde Jodorowsky tira a su padre al suelo y le hincha a patadas lleno de rabia.

Captura de pantalla 2017-03-17 a las 2.08.16 copia

Pero con Jaime de rodillas, agarrando la mano del joven Alejandro, se oye al viejo: No, no así. ¡Así!.

Captura de pantalla 2017-03-17 a las 2.09.18 copia.jpg

La escena termina con Jaime, afeitada la cabeza y el bigote, y vestido yo diría que de alguna manera oriental, diciendo: Adiós hijo mío, te bendigo.

Captura de pantalla 2017-03-17 a las 2.28.49 copia.jpg

Son muchos los pensamientos que surgen tras una película así. Y lo que a mi me llenó el alma es que esto yo lo pude hacer en vida de mi padre.

Nunca mis conflictos fueron parecidos a los de Jodorowsky con el suyo, ni por asomo vamos, mi padre me quiso con locura e hizo todo lo que estuvo en sus manos por mi, pero como todos los hijos fui querido de forma egoísta y tratado de llevar por caminos que no eran los míos, por lo que después de resolver con él cara a cara y por derecho todo lo que me había ido engordando la sombra a lo largo de mi vida , sí puedo decir que mi padre marchó de este planeta feliz y estando perfectamente integrado en su árbol genealógico, salvo una cosilla de nada que tratamos de resolver pero que no hubo manera, quizá lo cuente en otra ocasión pues me apasiona la genealogía como le apasionaba a él.

Lo mejor de todo es que aun me queda aquí mi madre y, con aun nuestras cosas, también puedo decir que cuando marche lo hará tranquila y feliz porque sabe lo que su hijo piensa de la parte de sombra que le corresponde a ella y está todo completamente resuelto, lo cuál hace que hayamos aprendido por fin a disfrutar el uno del otro.

Sólo una cosa más, hay una cosa que no me gustó a tenor de lo que cuento y es que el viejo Jodorowsky llama a su padre por su nombre, Jaime. Si le hubiera llamado padre no me habría quedado ahí ese regustillo pero es comprensible, él está viendo la escena desde fuera y también se está viendo a sí mismo encarnado en su hijo Adán como una tercera persona. Aun así me parece que habría quedado más completo.

No es importante lo que yo piense, así es y así nos la cuenta. Creo que es un gran acto poético psicomágico hacia sí mismo y esa reconciliación con su padre, generando nuevas raíces con sus hijos en el árbol genealógico es, a mi modo de ver, prueba de que quiere morir tranquilo y ser recibido y aceptado por su linaje en el momento en el que, como él dice, se integre como una gota de agua en el océano del infinito.

Uno en su árbol puede elegir entre ser raíz o ser rama. La rama puede llegar a perderse en el viento, la raíz es siempre sustento.

Creo que tiene intención de hacer una tercera, que sea pronto que está el hombre cajcao.

Elefante pirata

 

 

 

 

¿Qué es Dios?

Algún día hablaré de las palabras completas, así llamo a las palabras que necesitan de la dualidad para unificarse. El ejemplo perfecto es Tao. El Tao unifica lo que se ve y lo que no se ve para así estar completo. Tao es una palabra completa. Caos es otra, unifica orden y desorden. Y otra es amigo, aunque es un pelín diferente puesto que no necesita de dos conceptos sino de dos consciencias. Amigo es una palabra completísima.

Así designaré a los chavales de Encuentra a los Otros que han planteado en Twitter una pregunta para comentarla en su próximo programa: ¿Qué es Dios para ti?,

Captura de pantalla 2017-02-26 a las 3.06.01 copia.jpg

y me piden personalmente que conteste para emitir la respuesta en el próximo programa del día 6 de marzo. Así que agradeciéndoles la deferencia, cargo la suerte antes por aquí para que, por un lado quede escrito lo que irá grabado, y por otro me ayude a perpetrar la respuesta, total no creo que esto encuentre a nadie antes de que se emita el programa y si lo hace ya aviso de que es un spoiler con dos cojones, no leas si prefieres escuchar si es que finalmente les parece bien emitirlo. Vamos a ello.

Captura de pantalla 2017-02-26 a las 2.42.33 copia.jpg

Para en este momento poderme explicar qué es Dios – y digo bien poderme porque cuando me he parado a hacerme la pregunta me he quedado como cuando a eso de los treinta me pregunté: ¿y tú qué sabes de las cosas?, y paré de leer filosofía en serio durante unos quince años – quizá antes deba preguntarme qué ha ido siendo Dios para mi.

Nací en una familia católica, por lo que muy pronto tuve mi primer contacto con un dios que era un señor que vive arriba en el cielo, que mira por algún agujerico lo que hacemos, que tiene un hijo que tiene una madre que no es la mujer del padre pero no pasa nada niño no preguntes, al que hay que rezarle no vaya a ser que se cabree y te castigue en vida, y que por tanto me pone en contacto con el mundo de los muertos por primera vez. Yo sé que alguien se muere porque hay un dios, no porque hubiera visto muerte en alguna parte, y se me explica que de lo que se trata es de que ese dios esté contento y nos reciba en el cielo, porque si no hay otro pájaro que vive abajo en un sitio que se llama infierno que tiene aun más mala hostia y es a donde, además de castigarte en vida, te manda para siempre el que te quiere si te portas mal. En fin. Eso sí, de mi padre eran tres Ave Marías por la noche y de mi abuela el Jesusito de mi vida. Siempre me ha caído bien Jesusito pero me cagaba de miedo al verle colgado de la cruz encima de las camas de mis abuelas.

Pero no encajaba. Fui a colegio de curas y allí de las primeras cosas que nos enseñaron a decir fue eso de Ave María Purísima, sin pecado concebida. Ya el primer día que tuve que contestarlo dije por lo bajinis: sin pescado con cebolla, me hacía una gracia loca, cosas de una simpática sombra precoz supongo. Cuando me enteré de que eso era lo que había que decirle al cura que te confesaba, me juré decírselo algún día. Nunca tuve el valor suficiente, qué le vamos a hacer, pero sí que lo pensé, aunque parezca diciéndolo el Gordi de los Goonies cuando dijo que no había estado Michael Jackson en su casa pero su hermana sí.

En aquella época decidí que si había un dios, ¿cuál podría ser nuestro propósito o qué podríamos realmente ofrecerle?, y mi respuesta fue llegar a tener la posibilidad de poder mantener una conversación con él. Más allá de merecer llegar a ninguna parte, se trata de poder ofrecer buena conversación, no sé si me explico.

Mi madre – qué tendrán que te conocen tan bien – sabía de mi vida interior y de mis preocupaciones metafísicas que el catolicismo no me aclaraba. Yo quería creer pero no podía creer, al cura católico le falta lectura comprensiva, lo que decían que dice Jesús no concordaba con la aplicación de sus normas. Y a eso de los doce años, quizá trece, me dio un libro que siempre había estado en la biblioteca de casa y que es conocido por todos: El tercer ojo, de Martes Lobsang Rampa.

Y de repente apareció un nuevo concepto. Se muestran ante mis ojos unos humanos que no se preocupan de lo que piensa Dios. Que ni siquiera hablan de él. Vamos es que no es ni él ni ella. Y que, abreviando, utilizan el viaje astral para llegar a los registros akáshikos y acceder al conocimiento original. Conocimiento, pero desde otro punto de vista para mi desconocido. Y allí detrás un dios del que no hay que preocuparse porque anda que no hay cosas en las que pensar antes.

Entre mis incómodas sensaciones con la iglesia católica, apoyado en ese maravilloso concepto de impensabilidad (es a Jodorowsky al que escucho decir mucho después que Dios es lo impensable, yo no le ponía nombre pero sí tenía clara la idea), y el resto de libros de la colección de Lobsang Rampa (sobre el que no entraremos en si fue un fontanero o un transmigrao), llegué a la filosofía de tercero de BUP (pre LOGSE, no jodamos).

P2440650 copia 2.jpg

Y ahí estaban los presocráticos, Sócrates, Platón, ¿Aristóteles?, no ése no. Pero sí otros muchos, todos pensadores, gente que, independientemente de la creencia, tenía una intención clara en el conocimiento, en traspasar la puerta sin intención de hacer el ridículo en una conversación con el dios correspondiente. ¡Había uno que incluso lo mataba! Con más razón el concepto dios se siguió disolviendo y me acerqué aun más al budismo tibetano, leyendo todo lo que caía en mis manos.

A la edad de 25 años tuve una experiencia fuera de mi cuerpo y conversé con mi primo que había muerto casi dos años antes. Sólo recordé y recuerdo una pregunta que le hice, como si sólo se me permitiera hacer una pregunta. Mi pregunta fue: y qué, ¿existe Dios?, y él me contestó: Sí, Dios existe, con una sonrisa pícara que se le salía de la cara. Aunque fue quizá la experiencia más importante de mi vida, seguí viendo a ese dios como algo ajeno, en realidad no comprendí el porqué de mi pregunta porque no era algo que yo me preguntara en aquel momento, y que existiera o no me servía de poco en este plano donde me debo ocupar de mi propósito.

Acercarme al Tao fue lo que volvió a dar un nuevo giro al concepto. No es cosa de hablar del Tao pero a mi me llevó a la idea de consciencia universal, algo más allá de ningún dios, dios es una palabra que no sólo sirve para designar a cualquier dios sino que es el nombre del dios cristiano que me produce bastante rechazo, así que decidí inventarme otra palabra que me sirviera para unificar en mi mente dios, Tao y consciencia, y lo llamé Universo. Sí, ya sé, el desborde de chispa y originalidad es patafísico pero realmente elegí yo el nombre.

Y podía haber llegado a esta conclusión final quizá más fácil porque uso la palabra todos los días pero coño, es que acojona una pregunta así y se ponen los pelillos como escarpias cuando además te va a escuchar todo el espectro radiofónico del país y parte de Orión y el Canis Maior pero bueno, así lo llamo actualmente, Universo. Mi dios es mi Universo que es, y esto es vital, cada vez más consciente. Su lenguaje es la sincronicidad. Su acción la no-acción. Y sigo pensando que, por aquello de si un dios detrás de Dios la trama empieza (se lo pregunta Borges en un precioso soneto al ajedrez), no estaría mal llegar al otro lado pudiendo ofrecerle, digámoslo así, conversación interesante.

Por último, contando con la posibilidad de ser inteligencias artificiales, lo cuál me está llevando de nuevo a darle vueltas al concepto, quedémonos con el soneto de Borges que sincroniza de forma hasta sorprendente.

Captura de pantalla 2017-02-26 a las 2.51.04 copia.jpg

Elefante pirata

Sincronicidad cósmica

Dejarse encontrar por los otros obliga a hablar de la sincronicidad en primer lugar.

La sincronicidad nos rodea, es como la Fuerza del Jedi, de hecho pensándolo bien es tal cuál.

Busco en internet y esto es lo que dice Yoda en El Imperio contraataca sobre la Fuerza, adaptao con un simpático dibujito para hacer agradable la lectura a los de la LOGSE:

yoda3 copia 2.jpg

Cambiando galaxia por Universo realmente no podría definirlo mejor. Escribir a veces lleva a asociaciones de pensamientos sorprendentes.

Si estás leyendo esto es porque la sincronicidad te ha traído. Lo sabes, la conoces, escapa a la casualidad y se enfrenta a la causalidad. Mi buen amigo Javier Redondo Jordán (encuéntresele, por citar un par de ejemplos, en Twitter @RedondoJordan y en la web A vuelapluma) encontró el sinónimo causualidad en conversación que mantuvimos en determinado foro.

Podríamos adentrarnos en el maestro Jung para profundizar en el asunto, pues que se sepa fue él el que la definió, pero prefiero dejarme encontrar por los otros poniendo un ejemplo de hoy mismo, con algo que he venido a llamar sincronicidad cósmica (lo cuál es superar al maestro como no debe ser de otra manera, tan lejos como me concierne mi propia modestia, nunca de pitifuá bajo los parámetros de @n0sce).

La sincronicidad es cósmica cuando el Universo interviene y sintoniza de tal manera que sorprende al más sincronizador – y no por nada, quizá algún día lo cuente, @alejodorowsky me definió como “imán sincrónico” -, uniendo los contrarios y haciendo visible a los ojos incluso del ciego que lo que es arriba es como lo que es abajo.

Y yo, que no venía aquí a hablar de mi libro (con hashtag #yonosoyUmbral), voy a hablar de él porque cuando el Universo se comunica, sólo queda escuchar, y hoy mismo como digo me ha proporcionado un ejemplo acojonante.

No voy a hablar del libro en sí, no es asunto de esta web al menos de momento, pero sí del diseño de la portada. Desde el principio tuve claro que tanto la maquetación interior como el diseño de portada, contraportada y sobrecubierta iban a ser míos. Así que primero imaginé lo que quería – que es lo que nos diferencia del resto de animales y sobre lo que me gustaría algún día hablar – y después creé.

portada-lomo-david-copia

Tampoco voy a entrar en el significado de la portada, pero son importantes dos cosas para lo que nos ocupa, la primera es que esta portada se envió a la imprenta el día 13 de febrero de 2017 junto con el pdf para su impresión, y la segunda es fijarse en el arcano de la portada, la carta llamada Le Voyageur, El Viajero.

el-andariego-tarot-2-copia

Para explicar el porqué de Le Voyageur – y además utilizar el francés – tengo que decir que el libro lleva dentro muchísimo tarot de Marsella, el simbolismo es extremo por lo que por razones ajenas al texto se me ocurrió crear un arcano para la portada y terminé dándole esa forma con ese nombre y sin número. Y bueno, como de lo que se trata aquí es de dejarse encontrar por los otros (y en aras de la sensatez de lo que cuento) diré que soy alumno de tarot de Jodorowsky desde el añ0 2005, que el tarot está en mi familia desde tiempos inmemoriales y que ocupa una tercera parte de mi tiempo pensante.

El 18 de febrero, Ankor Inclán (otro que se deja encontrar en Twitter en @ankorinclan y en la web Ideas y Pensamientos), lanza un tuit que dice:

Captura de pantalla 2017-02-23 a las 13.59.04 copia.jpg

Jodorowsky gusta de este muchacho y retuitea muchas de sus cosas que suelen estar relacionadas con él. Yo lo leí desde Jodorowsky al que sí sigo, y al que contesté el día 19:

captura-de-pantalla-2017-02-23-a-las-13-59-39-copia

Captura de pantalla 2017-02-23 a las 13.59.53 copia.jpg

(A lo que añadí:

captura-de-pantalla-2017-02-23-a-las-14-00-04-copia

Pero bueno, éstas son cosas para hablar en otra ocasión.)

Es imaginable que cuando leí el significado de viajar de Le Mat, El Loco (en el cuál está basado mi arcano y creo que está bastante claro para el que lea tarot), descubrí la primera sincronicidad que no está mal, pero una vez que sientes que ésta te rodea, la aceptas como una sonrisa regalada por el Universo. Y eso fue lo que me provocó descubrir que Jodorowsky había nombrado a Le Mat casi como yo, una sonrisa. Tampoco es para tanto me dije, asociar al Loco a un viajero es sencillo incluso para el que no sabe de tarot con sólo ver la carta.

El caso es que hoy me llega el libro a casa. No es casualidad que yo haya editado formalmente el libro este año, lleva escrito desde 2012, la elección es porque estamos en el año de La Estrella, es el arcano XVII y estamos en 2017, y quizá me esté lanzando al vacío más de lo que esperaba al empezar.

Volvamos al 18 de febrero.

captura-de-pantalla-2017-02-23-a-las-15-39-44-copia

El día anterior fue el cumpleaños de Jodorowsky y con el tuit de arriba le felicité, no me responde nunca a nada (bueno sí, dos veces, la segunda fue a una respuesta mía a esta cadena de tuits:

Captura de pantalla 2017-02-23 a las 15.52.16 copia.jpg

A lo que contesté:

Captura de pantalla 2017-02-23 a las 15.52.33 copia.jpg

Y la primera vez fue… un momento.

Busco en Twitter la respuesta que dejé a un tuit suyo y que fue al que me contestó (por cierto, se aprecia en las imágenes que tengo otra página que no es la de @dejatencontrar) y no encuentro la relación de mensajes como en el caso anterior, sólo están mis respuestas sin anidar a ningún tuit aunque se ve que son respuesta a uno suyo. Pregunto a Google a ver si encuentro el tuit en cuestión (la pregunta en Google es “twitter.com/alejodorowsky condenado a vivir frente a un espejo”), y me encuentro con esto en el primer resultado:

Captura de pantalla 2017-02-23 a las 16.02.19 copia.jpg

Uy. Hay una sutil diferencia entre lo que yo pregunto y lo que se ve en el texto, él pone “condenados” en plural. La fecha es 2o de febrero de 2013. Las fechas de mis tuits son del día 10 de diciembre de 2011, por tanto vuelvo a preguntar a Google, esta vez añadiendo las comillas al texto (previo a una tentativa sin ellas que me devuelve un montón de basura), y me contesta esto:

captura-de-pantalla-2017-02-23-a-las-16-06-38-copia

Es decir, no existe ningún tuit de Jodorowsky que empiece así en esas fechas. Así que con mi honor por medio, afirmo que Jodorowsky, el día 10 de diciembre de 2011, lanzó un tuit que decía:

Condenado a vivir frente a un espejo / con el mundo real a mis espaldas / sin poder comprobar que sea nada / debo aceptar morir en mis reflejos.

Las diferencias son acojonantes y me quedo muy sorprendido del asunto. En cualquier caso mis respuestas a su tuit fueron (hay que empezar a leer desde abajo):

Captura de pantalla 2017-02-23 a las 16.21.54 copia.jpg

Se puede ver claramente que el último tuit del poema, el tercero de la lista, tiene una respuesta. Tampoco puedo encontrarla, no está anidada al mensaje. La respuesta era de Jodorowsky y decía:

Me deleitó tu tuit. Gracias poeta.

Se ve claramente mi respuesta en el primer tuit de la lista.

Por qué Jodorowsky optó por borrar esos tuits no es algo en lo que vaya a entrar ahora, sólo diré que me deja acojonao, con toda la riqueza que la semántica castellana aporta a la palabra. Aun así, y retomando el asunto, ésa fue la primera vez que Jodorowsky respondió a uno de mis tuits.

Así que volvamos donde lo habíamos dejado (tratamos la sincronicidad cósmica, no se te olvide que te habías perdido ya, y con razón), al 18 de febrero de este año en el que felicité a Jodorowsky por su cumpleaños con este tuit:

captura-de-pantalla-2017-02-23-a-las-15-39-44-copia

Jodorowsky cumple 88 años, si sumas las cifras obtienes 16, La Torre del tarot, y lo más importante que ha hecho Jodorowsky con el tarot de Marsella es abrir la puerta de La Torre. Hasta que Jodorowsky y Camoin no recuperaron las tablas originales de la familia Camoin para recomponer el tarot de Marsella original, La Torre tenía la puerta cerrada y dos arcanos caían del cielo.

Atentos a una simple búsqueda por imágenes de Google.

Captura de pantalla 2017-02-23 a las 16.45.24 copia 2.jpg

Se aprecia claramente que únicamente los arcanos del tarot de Marsella de Jodorowsky y Camoin tienen una puerta abierta. El significado es tan profundo que no voy a entrar ahora en ello pero permite que se entienda perfectamente el tuit que yo le envié, junto con el porqué del año de La Estrella, estamos en 2017 y La Estrella es el número XVII de los arcanos mayores del tarot. Y 2017 es el año que yo he elegido para lanzar mi libro precisamente porque de lo que se trata ahora es de atravesar La Estrella y llegar a El Mundo (el que tenga sesgo para leer, que sesgue).

Hoy, día en que recibo mi libro y por fin el arcano es real, es 23/02/2017, sumas las cifras y…

letoile

A esto es a lo que yo llamo sincronicidad cósmica, cuando es el Universo el que sincroniza por encima de nuestras nimiedades.

El 13 de febrero mi libro ya estaba en la imprenta con el arcano gestándose en la portada; el 18, mismo día en que me enteré de que Jodorowsky había identificado a Le Mat con viajar, le felicité por sus 88 años; la suma es 16, La Torre del tarot, y él abrió la puerta de esa Torre para que Le Voyageur, El Viajero, entre por ella y llegue a La Estrella, el arcano XVII,  naciendo el día 23/02/2017 que no sólo termina en 17 por elección personal sino que la suma de todas las cifras es también 17, y esto es decisión Universal.

Quizá no me haya explicado bien, no me cansaré de decir que no soy un calambuco explicando los asuntos de mi mente, y éstos son del espacio más profundo nunca mejor dicho. Espero únicamente sincronizar, y si es cósmicamente mejor que mejor.

Por cierto, hoy la NASA ha dicho que a 40 años luz han descubierto un sistema solar con una estrella roja y planetas en zona de habitabilidad. Qué cosas.

Elefante pirata